Incomparable enriquecimiento de la vida

haced discípulos a todas las Naciones...

(Mateo 28:19)

Un aspecto fundamental de nuestro llamado como cristianos es difundir la buena nueva de Jesucristo. Este fue el foco de un email que recibí hace dos años y medio de un educador de Nueva Zelanda.

Había leído un editorial que yo había escrito bajo el título "seguir a Dios sin miedo" y, en su respuesta alentadora, instó a la importancia del testimonio personal como una característica de la vida cotidiana de cada cristiano.

El educador dijo que el había estado ocupado ayudando a los cristianos a "crecer para convertirse en auténticos discípulos de Cristo para luego pasar a convertirse en constructor de discípulos, convirtiendo así el tiempo perdido en un factor de multiplicación para el crecimiento del evangelismo y la Iglesia!"

Ahora a los setenta, este cristiano Bautista ha pasado muchos años ayudando a formar alumnos, en diversas etapas de su desarrollo intelectual, como discípulos de Cristo.

Quiero subrayar lo que decía sobre la urgente necesidad que tiene la iglesia de intensificar sus esfuerzos para formar seguidores de Cristo para compartir su fe.

Esta es una parte de nuestra vocación para evangelizar especialmente a aquellos que todavía no han comprometido su vida a nuestro Señor. Los cristianos con entusiasmo deben desear para los otros el mismo regalo de vida eterna que Dios tan amablemente nos ha dado.

Este es el regalo más grande que cualquier persona puede recibir y debemos ser alegres participantes en ayudar a otros a compartir este regalo.

La Iglesia también debe asignar prioridad a entrenar a los miembros de la iglesia para compartir su fe con aquellos que aún no han comprometido su vida a Cristo. Sólo así habrá más cristianos alegres de ser testigos de Cristo.

Animo a todos los seguidores de Cristo que consideren hacer del 2013 un año en el que su preocupación cristiana, sea especialmente para sus familiares, amigos y otros, y que los lleve a hacer lo siguiente: orar regularmente para estas personas;  proporcionarles un ejemplo de la verdadera devoción a Cristo; y con alegría llevarlos en un encuentro de transformación en sus vidas con quien es nuestro Dios y Salvador.

Hagamos buen uso de la oportunidad que Dios nos concede durante este año nuevo para ayudar a otros a encontrar al Cristo y experimentar el cambio que logra un incomparable enriquecimiento de la vida.

Neville Callam
Secretario General